Home - General - Nacional - Automovilismo - Crónica de Jorge Cortés

Crónica de Jorge Cortés

Mis 15 en mis 6 Horas

 

Por: JORGE CORTÉS MORA

 

Ese adolescente que está a la izquierda empujando el auto, vestido con buzo blanco y brazalete en el brazo izquierdo, soy yo. Y el de la derecha, de pié, con unas banderas en la mano, es mi papá. En esta fotografía se evidencia lo que desde entonces comenzó a ser un sueño en mi vida. Fue en 1967 y corresponde a las 6 Horas Bolivarianas, competencia a la que asistían los mejores pilotos y carros de Venezuela, Perú, Ecuador y, naturalmente, de Colombia.

 

En ese entonces participaba en las carreras “Yeyes”, que eran nocturnas y clandestinas, por supuesto, ganando con un Cortina de Sergio Borrero, pero siempre tenía la ilusión de correr en una prueba de verdad, como las 6 Horas. Me inicié formalmente en el campeonato nacional de 1972, en el que gané la categoría de 0 a 1.000 c.c. Mejorados, resultado que me matriculó en este mundo de la velocidad. ¿Hasta cuándo? No lo sé.

 

En el autódromo de la familia Mejía, el del norte de Bogotá, corrí en muchas categorías, como también en la prueba de duración “Premio Ricard”. De ahí salté al campeonato IMSA de los Estados Unidos donde, por lo general, había pruebas de duración, oportunidad para descubrir el encanto de la resistencia y vivir en carne propia la sentencia de que solo se gana si se pasa la meta de primero.

 

Para las primeras 6 Horas (año 1985), me inscribí con Mauricio de Narváez, un técnico en la materia, quien ya había estado cerca de Le Mans o Daytona, en un Fiat 147, sin muchos argumentos técnicos. Pocas vueltas y al garaje. Luego, y hasta 1989, se repitió la enseñanza en Simca y Mazda, pero no llegaba a la meta por distintas circunstancias. En esta época tuve el respaldo de Alfredo Sesana, quien en lo sucesivo aportó no solo su talento y sabiduría, sino un valioso grupo humano, lo cual nos permitió ganar la prueba en 1990, derrotando a los poderosos “monstruos” (Camaros y Prototipos). Los siguientes dos años fueron para olvidar, por varadas ocasionadas por daños en los rodamientos. La del 92 dolió mucho, pues estrenábamos el Camaro Protofab.

 

Los gloriosos regresaron en el 94, cuando con Ricardo Cano y Diego Guzmán, se inició una serie de triunfos en el fantástico Spice, que luego se tradujeron en brillantes victorias con Juan Pablo Montoya, al que invitamos en el 95 y 96, aprovechando su talento. Él hizo en este auto el récord de la pista, que aún se mantiene vigente. En 1998, un accidente de Guzmán antes de la carrera, nos obligó a desempolvar el Camaro y, contra todos los pronósticos, volvimos a ganar. Un año después se cerró el ciclo SRT (Sesana Racing Team) y con él, un proceso de muchas satisfacciones para todos. Un adiós que aún lamentamos.

 

Por cosas de la vida y la amistad que nos une, ‘Clopa’ y sus hijos me invitaron a correr en el 2000, en el BMW M3, el auto que más triunfos suma en las 6 Horas. Con los Clopatofsky ganamos 4 títulos hasta el 2003, cuando apareció Camilo Steuer con un carrito con pinta de viejito, un tabaco hecho en Inglaterra, inventado en 1961, con piel de oveja y garras de león: un Caterham. En esa oportunidad ganamos pero perdimos, pues a escasos 15 minutos del final, una llanta se desprendió de un Prototipo ecuatoriano, nuestro único rival en la pista, que me impactó, con tan mala suerte que salí catapultado del auto y con las ganas rotas de pasar la meta y cobrar la bandera a cuadros. Teníamos muchas más vueltas que este, pero la regla nos puso de segundos.

 

En el 2005 llegaron los llamativos Radical, esta vez haciendo equipo con un venezolano y ganamos. Logro que se repitió en 2006 y 2007, con los Steuer (padre e hijo), en el rapidísimo Caterham. Con ellos, y luego de un segundo puesto en 2009, fui parte del interesante proyecto del Seat Competicion, de España, que puso en Tocancipá un maravilloso auto Seat Leon. ¡Qué carro! Y qué buen equipo.

 

Con su ayuda y mi experiencia, pude celebrar en 2010 mi título 15 en esta carrera, considerada la más importante y competitiva de Colombia. Un sueño de un adolescente que se hizo realidad, pero ya siendo abuelo…

 

Check Also

El 12 de agosto se corren 3 Horas Havoline Motor

 * La tercera válida del CNA se hará por el circuito largo en sentido horario. …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.