Julio, mes de la Virgen del Carmen, patrona de los transportadores

‘Dios te salve Reina y Madre…’

La historia que rodea la devoción y encanto por la Virgen del Carmen se comenzó a escribir hace muchísimos años. En 1726 se extendió como fiesta litúrgica a toda la Iglesia por determinación del Papa Benedicto XII.

Es la patrona de los transportadores gracias a que en España fue declarada desde 1901 como la protectora de la Marina de Guerra, así como de la Marina Mercante. En nuestro país, los conductores la adoptaron como su patrona espiritual por su protección e intercesión en situaciones de peligro y en momentos de mucha angustia. Se determinó el 16 de julio como fecha para celebrarlo.

La falda de la Virgen del Carmen es color carmelita. Recuerda que la Madre de Jesús guió a unos sacerdotes carmelitas para que escaparan del Monte Carmelo ante la inminente
invasión de un grupo guerrero
.

Dice la historia que fue en la Costa Atlántica donde empezó a propagarse la devoción a Nuestra Señora del Carmen. Los conductores salen en procesión por el río Magdalena llevando la imagen escoltada por centenares de chalupas. Los transportadores terrestres también llevan la imagen en gigantescas caravanas multicolores que recorren muchos pueblos y se hacen notar con el estridente sonido de las bocinas y los pitos.

En celebraciones más personalizadas, los conductores mandan bendecir escapularios e imágenes y como homenaje, la instalan en sus tractomulas, buses, busetas, colectivos y taxis a manera de escudo protector para que los guíe sin odio y los lleve felizmente a su destino.

Aunque por la variedad de atuendos, poses, situaciones, accesorios, orígenes y hasta colores de piel, puede parecer que fueron muchas las madres de Jesús, son solo variaciones de la devoción a la única madre de Jesús. Es lo que la iglesia católica llama ‘advocaciones’ y la Virgen del Carmen es una de la más populares de América Latina.

En el mes de julio la devoción a la Virgen del Carmen se manifiesta en
procesiones y desfiles en todos los rincones de Colombia.

¿De dónde proviene semejante popularidad? La Virgen del Carmen hizo su debut hace cientos de años en la cima del Monte Carmelo (de ahí su nombre), cuando prometió a los padres carmelitas servirles de guía en su huida de los invasores que habrían de sacarlos a la fuerza de ese monte. La huida ocurrió por el mar. La Virgen guío a los carmelitas tomando la forma de estrella. La Virgen del Carmen también es conocida como la Stella Maris, que significa estrella de mar y se convirtió en la reina de los navegantes.

Por lo tanto, no es forzado estimar que este culto extrapolado a la tierra firme, fue el que convirtió a esta virgen en la patrona de los transportadores. Esto explica por qué el 16 de julio, mientras los pescadores de Aguadilla (Puerto Rico) empujan a una virgen hacia el mar, en Colombia los bogotanos la ven llegar desde Villa de Leyva trepada en un camión. Si uno mira detenidamente algunas estampitas de la Virgen del Carmen, comprobará que junto a la estrella, las balsas de pescadores o el parque automotor, hay otros dos elementos recurrentes: el escapulario y el purgatorio. Resulta que como si no fuera suficiente con ocuparse del tráfico humano, la Virgen del Carmen es también promotora del escapulario y de su uso responsable entre los hombres. Sea este un respetuoso homenaje a la primera estrella del alba, a la virgencita de falda carmelita que nos lleva siempre sanos a casa.

Dios te salve reina y madre…

Todas las versiones del Gran Premio Nacional de Tractomulas arrancan con una misa en honor de la patrona de los transportadores, la Virgen del Carmen.

Tomado del libro Tres décadas, herencia, pasión y honor, la historia sobre ruedas del Gran Premio Mobil Delvac.

Mira también

El domingo 18 de octubre prende motores el CNA 2020

* Se correrán 2 válidas de 50 minutos de duración cada una y habrá presencia …

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.