Vehículos automáticos vs manuales ¿cuál es mejor?

  • Aunque las ventas de los autos con transmisión automática aumentaron un 31% en 2020, todavía el modelo manual sigue siendo el preferido de millones de conductores en todo el mundo, particularmente en Europa y América Latina.
  • Por eso, si está pensando en comprar un carro nuevo, los expertos de Baterías Mac comparten estos valiosos consejos para ayudarlo a decidir.

Los vehículos automáticos no son tan novedosos como parecen. Por el contrario, su existencia se remonta más de 100 años atrás, cuando a comienzos del siglo XX, concretamente en 1903, el francés Luis Bonneville diseñó el primer cambio automático patentado en la historia.

Sin embargo, fue hasta finales de los años 80 y principios de los 90, cuando el mercado de los automáticos tuvo su verdadero auge, particularmente en Estados Unidos, gracias al desarrollo tecnológico que le permitió a esta clase de modelos ofrecer cajas secuenciales capaces de realizar múltiples cambios sin tanto esfuerzo, a gran velocidad y potencia.

No obstante, a diferencia de lo que muchos vaticinaban por aquella época, esto no supuso el declive ni mucho menos la desaparición de los carros manuales; por el contrario, los autos con transmisión manual siguen siendo la mejor opción para muchos conductores en el mundo, especialmente en Europa y América Latina, debido a los beneficios mecánicos que continúan ofreciendo.

En este contexto, no es raro escuchar bien sea en talleres, concesionarios, oficinas y hasta en reuniones familiares, algunas discusiones entre conductores expertos y aficionados, en torno a sus preferencias automovilísticas entre uno y otro modelo, además de las ventajas mecánicas, económicas y de seguridad que cada tipo de vehículo ofrece por encima del otro.

A pesar de estos debates una conclusión definitiva en este asunto parece un poco lejana. Sin embargo, si está pensando en comprar un carro nuevo, no está de más volverse a preguntar: ¿qué vehículo me conviene más: uno automático o más bien uno manual?

Aunque para muchos manejar sea un acto de liberación o al menos parte de la rutina diaria, para otros puede ser un gran motivo de preocupación y estrés, producto de los diversos y múltiples desafíos que encuentran a diario en las vías, relacionados con el tráfico, los peatones, los huecos y hasta las averías mecánicas, entre otros.

Por eso, el carro automático puede ser la mejor opción para esta clase de conductores,  ya que brinda una conducción más cómoda y ligera, sin el estrés que implica estar pendiente de los cambios en un trancón o subida, por ejemplo. De esta manera, al tener menos cosas de qué preocuparse, la conducción deja de ser sinónimo de tensión para convertirse en una experiencia agradable y liviana. 

Pero si bien los carros automáticos pueden ser más amigables con los conductores en las vías, de igual modo, pueden no serlo tanto con su bolsillo. De hecho, está comprobado que un vehículo con transmisión automática puede gastar hasta un 10% más en gasolina que uno manual, pues el motor siempre está en funcionamiento. Sin embargo, esta brecha se ha disminuido a casi un 5%. Adicionalmente, los carros automáticos son casi siempre más costosos que los manuales, tanto por su tecnología como por su mantenimiento y reparación.

Como ya lo dijimos antes, un vehículo automático ofrece una conducción más cómoda y en cierto modo más tranquila, ya que asume ciertas funciones técnicas y/o mecánicas que antes le correspondía únicamente al conductor, quien ahora puede estar más enfocado en aspectos como el tráfico y su forma de conducir, por mencionar solo algunos.

Una investigación de científicos japoneses reveló que la frecuencia cardíaca al conducir con una caja de cambios manual es más alta que una automática. De hecho, el estudio muestra que, con cambios automáticos, el pulso es similar al resto de los pasajeros. “Esto es lógico, pues si solo tiene que pensar las veces que pisa el embrague o mueve la palanca de cambios en su recorrido diario, puede emplear más tiempo en estar más atento y concentrado en la conducción y en el entorno”, complementa Ospina.

Muchos conductores aseguran que la experiencia de manejar un carro de forma tradicional es incomparable, pues solo de esta manera logran generar una conexión directa con la máquina. En palabras de Ospina, “por medio de una transmisión manual, el conductor puede llevar el vehículo al punto que él quiera y relacionarse con él de manera que lo sienta como una prolongación de su propio cuerpo, lo que sin duda estimula la experiencia al volante”.

Adicionalmente, la transmisión manual genera una sensación de control y seguridad sobre el vehículo en los conductores, pues sienten que están completamente a cargo de la situación y que su desempeño en las vías depende exclusivamente de ellos, y no de la voluntad o de la capacidad mecánica de un auto automático que tomará algunas decisiones en materia de conducción que les compete solo a ellos.

  • ·         Información suministrada por Leticia Zornosa y Camila Becerra de Zornosa Comunicaciones.

Mira también

Otro Guío al podio de campeones

* Henry David debió esperar 12 años para lograr el máximo trofeo del Gran Premio …

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.